gorecky (gorecky22) wrote in 20thcenturytoys,
gorecky
gorecky22
20thcenturytoys

  • Music:

Primavera Sound 2005, jueves 26 - When you close your eyes: LIES!!

Una cola monumental. Eso es lo primero que vio cualquiera que llegara sobre las 10 de la noche al recinto del Fórum dispuesto a entrar en el Primavera Sound. Los pensamientos que se cruzaban por las cabezas de todos los que nos congregamos allí no son difíciles de adivinar: después del desastre de organización en la entrada del año pasado, encontrarse con una situación similar te hace pensar que el hombre y el burro son los dos únicos animales que tropiezan dos veces en la misma piedra.

Sea como sea, es necesarios ser justos: aquella cola corría a una velocidad inaudita. Y, por lo demás, fue de los pocos deslices achacables a una organización impecable que ha sabido construir con solidez un festival que no solo destaca sobre sus competidores por la increíble calidad del cartel, sino sobre todo por conseguir que el ambiente general fuera de pleno y sano disfrute. Un ambiente que recordaba a aquellos primeros FIB’s, cuando la ciudad de Benicassim todavía no había sucumbido ante la masividad y la comercialidad.

Sin embargo, allí en la cola, a la espera de recibir la tarjeta que nos daría paso al recinto, todavía era imposible preconizar las toneladas de diversión y emociones diversas que el festival nos tenía reservados. Eso sí, sólo cruzar la puerta y entrar en el recinto, la suave brisa del mar acariciaba tu cara y te hacía intuir que ibas a vivir momentos inolvidables. Por suerte, la brisa del mar nunca miente...


MAXÏMO PARK – “I wrote my feelings down in a rush… I didn’t even check the spelling”

Los medidos acordes de la primera canción hicieron sospechar que el grupo no tenía ningún tipo de intención de salirse de los estrictos parámetros marcados por lo que ya se había escuchado en su álbum: un calco milimétrico, un ejercicio manierista sin cabida para la improvisación… ¿pero quién ha dicho que no se pueda disfrutar plenamente un espectáculo de este tipo?

Hay quien piensa que un buen directo musical es aquel que te sorprende con un espectáculo exclusivo. No es mi caso. Vale que se agradece, pero también es cierto que siempre he pensado que, tal y como anda el mundo hoy en día, falto de diversión, falto de emoción, el hecho de que un concierto te proporcione vertiginosas cantidades de espectáculo ya es suficiente como para sentirte satisfecho.

Pues bien, los chicos de Maxïmo Park saben perfectamente lo que es el espectáculo, y no dudan en compensar la falta de frescura de su directo mediante una performance impecable en la que destacaron los sincopados y esquizoides movimientos de Lucas Wooller (teclados) y, sobre todo, Paul Smith (voz), con sus maneras a lo Ian Curtis y sus atractivos bailes a medio camino entre Jarvis Cocker y los drogadictos cantantes de la new wave. “Limassol”, “The coast is always changing” y “Postcards of a painting” brillaron con luz propia en un repertorio que no tardó en hacer que todo el público se moviera al ritmo de sus efectivos hits. Sin embargo, el plato fuerte sigue siendo “Apply some pressure”. Lo saben… y lo explotan.



THE ARCADE FIRE – “I carved your name across my eyelids… you pray for rain… I pray for blindness”

Se les esperaba como agua de mayo. Su concierto era uno de los que más expectación había levantado desde la publicación del cartel, ya que sobre la espectacularidad de su directo ya habían corrido ríos de tinta. No miento si afirmo que a esos ríos de tinta no les faltaba razón. Resumamos en tres palabras: llegaron… vieron… y vencieron.

La impresionante explosión de vitalidad y emotividad que transmitieron al público es imposible de transcribir en palabras. Hay que vivirlo. Si la acumulación de instrumentos en el escenario (desde las típicas guitarras, bajos, teclados y batería hasta otros menos comunes como el acordeón, los violines o el violoncelo) impresionaba a primera vista, un segundo vistazo conducía a la alucinación de ver cómo el grupo se movía por el escenario, jugueteando entre ellos, divirtiéndose, contagiando al público en ese magnánimo éxtasis de vivir.

Puede que el único punto negro fueran unas voces que en ocasiones no daban la talla y en otros momentos eran engullidos por lo colosal de las melodías. Sin embargo, The Arcade Fire sabían como suplir esta pequeña carencia del directo. Un ejemplo sería la magnífica “In the back seat”: cuando parecía que daban por finalizada una canción un tanto apática que no llegaba al nivel de la excepcionalidad de la versión del CD, arrancaron de nuevo con una cola que amenazó con llevar a las lágrimas a la mitad del público.

Hubo un punto de inflexión en el concierto: en “Tunnels” el público al completo quedó impregnado de polvo de estrellas. Sin embargo, The Arcade Fire sabían que aún podían llegar mucho más alto, explorar nuevas regiones del Universo. Y allí nos llevaron a todos con ese espectacular punto y final en el que enlazaron “Power Out” y “Rebellion (Lies)”. Y esto es sólo su primer álbum, su carta de presentación…



VITALIC – “My friend Dario has a super-mega-car”

Es una injusticia programar a Vitalic para cerrar el jueves: su set está planificado para hacer explotar a cualquiera que se le ponga por delante. Hubiera sido ideal para cerrar el viernes o el sábado, pero pese al extraño horario de la propuesta, el Sr. Vitalic supo sacar el máximo partido al escaso público congregado delante de su corbata. Se conociera o no el repertorio, fue un concierto plenamente disfrutable para todo el mundo. Un concierto en el que Vitalic jugó con la anticipación del público, poniéndole en la boca un caramelo que a continuación extraía con placentera crueldad: los temas se iban mezclando y remezclando haciéndote partícipe de “lo que estaba por venir”. Y no hay duda de que consiguió que “lo que estaba por venir” siempre fuera más intenso que lo anterior.

En “Le Rock” ya se podían ver cabezas saltando de forma desquiciada, pero lo de “My friend Dario” no tiene nombre: el momento bailable del festival sin ningún tipo de duda. La escasez de público, además, permitía entregarse al baile con especial frenesí, derramándote sobre el espacio todo lo que quisieras.

Las malas lenguas dicen de “OK Cowboy” que es el álbum que deberían haber sacado al mercado Daft Punk. Si Vitalic ha escuchado estos rumores o no es imposible saberlo. Lo que sí que se pudo apreciar es una finisima ironía cuando, sin ningún tipo de rubor, introdujo un sampler del “Technologik” de los franceses. Sutil, elegante… pero destructor. Igual que su concierto.
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
  • 2 comments